¡Asesinado y quemado!

La DSPM lo encontró por que les llamaron para decirles dónde estaba el cuerpo * Solo huesitos quemados y un pedazo de mandíbula hallaron


2010-06-21 10:59:01


Por Adrian De Los Santos

Huesos quemados, así como poco tejido celular humano fueron encontrados la tarde/noche de este sábado en la sierra de Cabo Corrientes, dentro del ejido Graciano Sánchez, por elementos de la Dirección de Seguridad Pública Municipal.

Personal de la Procuraduría General de Justicia del Estado acudió al lugar y comenzaron a sospechar que pudiera tratarse del joven Julio Rivera Ramos, de 25 años de edad, el cual fue “levantado” a principios de mes en el poblado de Ipala, municipio de Cabo Corrientes y el cual está reportado como desaparecido.

Lo importante de estos hechos, es que en el lugar los peritos pudieron rescatar huesos que no resultaron dañados por el fuego, lo que ayudará a sacar bien el ADN para de esta manera poder confirmar si se trataba o no de Julio Rivera Ramos.

Por el momento la familia que acudió al lugar, sigue con la esperanza de que el muchacho aparezca sano y salvo, sin embargo, son pocas las esperanzas que tienen.

UN CUERPO

De acuerdo a lo informado en torno a los hechos, fue a eso de las 3 de la tarde del sábado, cuando el director de la Policía Municipal de Cabo Corrientes, licenciado Jorge Antonio Padilla Ruiz, enteró al agente del Ministerio Público, Pedro Córdova Aréchiga, acerca del hallazgo de un cuerpo sin vida en el ejido Graciano Sánchez.

Al principio de manejaba que se trataba de una persona que había sido ejecutada con arma de fuego, por lo que el personal de la PGJ de esa zona se aproximó al lugar junto con peritos del Instituto de Ciencias Forenses y el agente del Ministerio Público.

En caravana se trasladaron hasta el poblado de Aquiles Serdán, se ahí se continuó durante unos cinco kilómetros sobre el río, hasta donde ya no pudieron avanzar las camionetas, debido a la existencia de muchas rocas.

En ese lugar hallaron pedazos de soguilla y un bote de aceite para motor, más adelante, hallaron un pozo artesano, el cual, según los agentes, fue la clave para encontrar el cuerpo, pues momentos antes les habían llamado y le dijeron que de donde estaba ese pozo hacia el cerro, ahí iban a encontrar el cuerpo sin vida que andaban buscando.

Y es que informó el licenciado Padilla, que desde un día antes ya lo habían ido a buscar, porque les dijeron que ahí estaba el cuerpo

Del río hacia el cerro, se caminó como los 500 metros, en donde hallaron dos tarjetas de teléfonos, más delante, en un pequeño arroyo, estaba una zona quemada, en donde hallaron huesos quemados. De momento se dudaba que fueran de un humano, sin embargo, hallaron un pedazo de mandíbula aun con dientes.

Las autoridades dieron fe de esos hechos, en tanto que José Luis Rivera Mendía y Petra Ramos Cruz, padres del joven Julio Rivera Ramos, desaparecido desde el día 7 u 8 de junio, observaban con mucho cuidado el trabajo de los peritos. “Hijos de la chingada, mira como lo dejaron”, dijo don José Luis quien a su vez estaba llorando.

Y es que se sospecha que se trate de Julio Rivera Ramos, de 25 años de edad, quien es originario de El Venado, Nayarit y vecino de Tepic de la calle Canan número 99 en la colonia La Provincia.

Su desaparición quedó registrada en la averiguación previa número 2883/2010, donde quedó asentado que andaba en una camioneta marca Chevrolet, pickup, tipo S-10, modelo 1995, color azul, con placas de circulación PB-05-447 de Nayarit.

Las primeras investigaciones arrojan que el joven venía a El Tuito a buscar a una mujer de nombre Esthela Mendoza, de 32 años de edad, con quien había sostenido una relación amorosa, incluso que procreó un hijo con ella a quien llamaron Rafael Rivera Mendoza, de 2 años y que por eso eran sus visitas constantes a El Tuito.

Fue por el camino a Villa del Mar, cerca del poblado de Ipala, municipio de Cabo Corrientes, en donde hallaron con las llaves pegadas, la camioneta, estaba con las ventanas abajo y con el estéreo prendido, por lo que fue asegurado el vehículo aquella vez.

Esta vez, los peritos recogieron los huesos y todos los indicios que hallaron, mismas que serían analizadas para saber si en efecto, se trataba del muchacho desaparecido o no.



Comentarios

Nombre Correo

Comentario

Siseran unos desgrasiados vendidos mendigo goviierno ni asen nada ygual los polisias

MÁS LEÍDAS

NOTAS RECIENTES